TED me hizo volar

Os dejo mi reflexión sobre el TEDxGaliciaU, “mi primera vez” y si os gusta, hacedla volar.

Quiero aprovechar la oportunidad para agradecer a Marcos Pérez (Perezgulin) y Javier Cebreiros (Cebreiros), tanto por la excelente organización de TED, como por la oportunidad de participar en esta nueva iniciativa, que ha sido un éxito.

También felicitar a todos mis compañeros del TEDxGaliciaU, ya formáis parte de mi libreta roja.TEDxGalicia

El Sábado empecé el día haciendo un amigo, que suerte, y ese amigo fue un pajarillo (un carboeiro me dijeron). Fue en ese momento, por la mañana, a punto de explotar de nervios antes de evento del TEDxGaliciaU en el que participaba y por primera vez me iba a exponer en público.

hugo garcia fernan

Salí a tomar un café, cuando delante de mí a la sombra, con frío y acurrucado, me encuentro un pajarillo inmóvil. Me acerqué y no se movió como si estuviera allí esperando por mí.

Mi idea era cogerlo entre mis maños y ponerlo al sol a ver si reaccionaba, pero solo acercar mi mano saltó a mi dedo, me miró y debió pensar “tú y yo somos iguales, los dos tenemos frio y estamos nerviosos, ayudémonos el uno al otro”.

Lo llevé al sol para dejarlo tranquilo y que siguiera su camino, pero no se despegaba de mí, si lo bajaba se subía y yo, que soy así dije: pues si te quieres venir, vente y lo llamé TED.

Me fui a tomar café y como en el dedo era un poco incómodo lo invité a subirse a mi hombro a modo loro y allí nos fuimos los dos a la cafetería. El me miraba, yo lo miraba y parecía como si ya nos conociésemos, TED y yo tomando café.

Las personas que nos veían me preguntaban si lo había traído para la ponencia, debieron pensar que estaba como un cencerro ¿…? . Por más que lo acariciaba todo aquel que se acercaba, TED no se movía de mi lado.

Así terminé mi café, volví al sol para ver si ahora sí decidía emprender su vuelo, pero no, seguía aferrado a mi dedo y pensé:

“pues si te quieres quedar, das la charla conmigo”

y así volvimos a la sala de las ponencias.

Unos minutos antes de empezar el evento me fije que TED ya estaba como más a gusto mas despierto, más pájaro y volví a salir a mostrarle nuevamente el sol. Lo bajé de mi dedo, pero no se quería marchar. El acto empezaba en unos minutos, pero TED se quedaba allí solo en el suelo con personas por allí caminando que sin darse cuenta lo podían pisar.

Lo incité a volar pero solo volaba unos metros y no quedaba en sitio seguro.

Fui hacia él, lo acaricié y solo le puede dar las gracias,

“gracias TED porque has conseguido relajarme en estos momentos, has conseguido que me olvidara de esta, mi primera puesta en público.”

Nos miramos a los ojos y escuché como me decía:

“Hugo, por la mañana yo estaba asustado y entumecido y tú me diste calor y apoyo. Tú me llevaste a ver la luz pero me quedé contigo porque aún no estaba preparado, quisiste que volara y lo intenté.

Ahora los dos estamos preparados, tú entra a tu charla como si fuera tu última charla, ponle pasión y sinceridad, y sobre todo cuando empieces…vuela”

En ese momento TED echó a volar, subió a lo alto del edificio, me miró y siguió su camino.

Gracias TED.

Anuncios

2 comentarios en “TED me hizo volar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s