Regálate una nueva oportunidad

La libreta roja

Yo soy uno, como cualquiera al que un día…, de repente…, su vida cambió y te encuentras delante de un lienzo en blanco, con tus pinturas de siempre, con tus pinceles, pero sin saber que pintar.

Pues sí, fui un muerto parado

Fui un muerto parado como aquella de la que decía “tocándose los huevos todo el día mientras su marido trabaja como un cabrón”, o como este más cercano que un día dije “ con 40 años y aun anda dando tumbos por ahí sin saber que va ha hacer en su vida”.

Además fui un muerto parao de larga duración, que creía que todo va a ir bien, que de repente su vida iba a cambiar, pero con un error muy grande, que era el de ser un optimista desilusionado, un optimista egoísta e incluso, a lo mejor, ni era un optimista y lo que era es un caradura.

Espero no tener la suerte de, que sin esfuerzo, se me ponga una oportunidad delante y reflote a una persona egoísta, egocéntrica, sin valores y que, aun por encima hasta casi alardeaba de ellos.

Ahí sale la frustración, la negación, el mal carácter, el criticar por criticar y el intento de desviar la atención hacia otro lado para que no quede patente que soy un gañan, porque si mi situación es esta es porque quiero.

¡¡¡Pues noooo!!!, soy un gañan y creo que siempre he sido un gañan.

Cuando todo iba bien, trabajo, amigos, pareja, pues era un gañan al que todo le iba bien, con lo cual, no me consideraba gañan, incluso seguro que nadie me lo consideraba, echao palante, hablador, con éxito en mi entorno.

Pero…., como en muchas historias, siempre hay un pero, y el mío, como el de muchas personas es, que me quedo sin trabajo…

¡¡¡Pues me alegré!!!……

Era tan gañán, que me alegré de irme al paro, soy tan gañan que tengo dos años de paro, pero “cuando yo quiera, cuando me apetezca, ya empiezo otra vez a trabajar”.

Un día detrás de otro y el siguiente detrás del anterior, mensajes diarios de crisis, crisis y más crisis, mi sector batiendo récords de caída y yo…, yo soy un tío guay, eso sí, no pasa nada, a mi aun me queda un año de paro, mi mujer tiene trabajo y mi hija hace el suyo, que es ir a la escuela e intentar ser mejor cada día, incluso en gimnasia, que con lo torpiña que es, se esfuerza para intentar sacar la mejor nota posible.

Mi mujer, una luchadora incansable, entregada a su hija y con una nueva carga que soy yo. Paciente y mi más ferviente animadora.

Pero…, animarme ¿a qué?, pero si yo soy un tío guay, si yo soy de puta madre, pero si yo no estoy desanimado, el mes que viene se me acaba el paro ¿y?, si yo cuando quiera empiezo a trabajar.

A mi me daba igual, yo estaba en esa zona de confort en la que poco a poco me fui quedando aislado del mundo.

Me levantaba por la mañana, llevaba a mi hija al colegio, mi mujer iba a trabajar para sacar una familia adelante, yo volvía para casa de dejar a la niña en el colegio, arreglaba la casa, preparaba la comida, miraba infojobs…, volvía a por la niña y… ala…. un día mas.

Cada día estaba más encerrado en mi mismo y más lejos del mundo.

A veces los pensamientos te llevan a sitios feos, estas en un punto en que tu mente es tu peor enemigo.

Yo no sirvo para nada, lo que me gustaba y sabía hacer se lo llevó la crisis, ahora soy un inútil, sin salida, sin ideas, sin futuro

Claro, y te vas a quedar sin…, y sin…, y sin…, pero lo que pasa es que no eres un inútil eres, un gañan.

Por cierto, soleis llevar una libreta encima, yo llevo esta roja.

Seguro que muchas veces habréis escuchado, “que bueno eres en esto, que bien se te da aquello…”, “pero cuanto vales”…,

libreta roja, cada vez que alguien te diga algo bueno de ti, anótalo en tu libreta roja. Cada vez que escuches o veas algo interesante, anótalo en tu libreta roja, cuando más de dos veces te hayan dicho que eres bueno en algo, tenlo en cuenta, aunque tu no lo creas, ”””eres bueno en algo”””.

Si tuvieras una libreta roja, si tuvieras interés en hacer algo, si no fueras lamentándote cada día, perdiendo el tiempo en vez de aprender del tiempo…, tendrías un montón de datos positivos y valiosos, que te fueron interesando y que seguro que tienes. Todo esto te ayudará a buscar un camino, un objetivo y una salida.

El aislamiento al que yo mismo me sometí fue tal que no estaba con nadie que no fuera mi hija o mi mujer y aun por encima, para ser un amargado, pero no es que solo fuera un amargado lo que era es un gañan. Un gañan que como no tenía libreta roja vio pasar cinco años de su vida, cinco años, sin anotar ni una sola buena palabra de mi y vio como paso de ser alguien respetado a un muerto en vida escondido en su casa y jodiendo a su familia.

Solo hace falta un click, ese click que te diga que si hubo un día en que tu vida tenía luz, si hay gente a tu lado que te quiere dar luz, si lees tu libreta y esta llena de cosas positivas, de ideas interesantes, deja de pensar en negro y empieza a pensar en color, empieza a pensar en rojo como tu libreta, la libreta de la vida, la libreta de una nueva oportunidad de levantarte y demostrarte a ti mismo que eres capaz, que puedes y debes salir adelante y dejar de ser un gañan.

Todos somos unos gañanes en potencia, estar atentos y no esperéis a serlo para tener vuestra libreta.

Esta libreta, vale mucho menos que un décimo de lotería, ¿y si toca aquí?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s